¿Qué es el envejecimiento cutáneo?

El envejecimiento cutáneo es el deterioro de las células de la piel y de las estructuras que las sostienen (colágeno, fibras elásticas, glicosaminoglicanos, etc). Las investigaciones más actualizadas señalan como causa principal de ese deterioro a los radicales libres. Casi todo lo que hacemos genera radicales libres en nuestro cuerpo que en situaciones normales son fácilmente neutralizados, sin embargo bajo ciertas circunstancias puede ocurrir un desequilibrio entre su producción y neutralización. La cantidad de radicales libres se incrementa por la edad avanzada (envejecimiento cronológico), mala alimentación, contaminación, estrés, etc., pero la causa actual más importante es la exposición crónica intensa al sol (fotoenvejecimiento).

¿Cómo se caracteriza el envejecimiento cutáneo?

El envejecimiento cutáneo se caracteriza por sequedad cutánea, dilatación de finos vasos sanguíneos superficiales (telangiectasias o "venitas rojas"), presencia de manchas oscuras, pérdida de la elasticidad, arrugas, y aparición de lesiones pre-cancerosas (queratósis actínicas) y cancerosas (epitelioma basocelular, epitelioma espinocelular).

PRODUCTOS ANTIENVEJECIMIENTO

Los productos antienvejecimiento deben disminuir y/o neutralizar a los radicales libres, además de prevenir y/o reparar los daños producidos por ellos. Lo mejor es usar medicamentos conocidos como "cosmecéuticos". Esté término significa que estos fármacos son capaces de modificar ciertas funciones y estructuras de la piel y por lo tanto pueden retrasar y/o revertir, hasta cierto punto, el envejecimiento cutáneo. Algunas marcas comerciales de prestigio han incluido cosmecéuticos en cantidades adecuadas en sus productos; lamentablemente otras marcas los incluyen sólo como una herramienta de venta, utilizando dosis menores a las mínimas efectivas sólo para que figuren en el rótulo. Esto crea confusión. La mayoría de los cosmecéuticos en las dosis de mayor efectividad son controlados exclusivamente por el dermatólogo.

NORMAS GENERALES Y CUIDADOS PARA EL ENVEJECIMIENTO CUTÁNEO

Es esencial una protección solar adecuada, un aporte vitamínico equilibrado (suplementos vitamínicos), y el uso de cosmecéuticos. Un cosmecéutico no es lo mismo que un cosmético. Los cosméticos NO son capaces de modificar estructural ni funcionalmente la piel por lo que su efecto visible es una ilusión transitoria. En contraste los cosmecéuticos SÍ tienen un efecto real duradero en la piel. Dentro de los cosmecéuticos más útiles podemos incluir a los retinoides (Retinol, Tretinoína), hidroxiácidos (Ácido Glicólico, Salícilico, etc), antioxidantes (vitamina C, E, Pantenol, Ácido Lipoico, Coenzima Q, Niacinamida, etc.), hidratantes (Cerámidas, etc.), despigmentantes (Ácido Kójico, Hidroquinona, etc), factores de crecimiento (Factor de Crecimiento Epidérmico, etc.), hormonas (Hormona del Crecimiento, Estrógenos, etc.), y otros más. Es muy importante mencionar que las medidas tomadas para retrasar y/o revertir el envejecimiento cutáneo son útiles también para prevenir el cáncer de piel.

UDQ
unidad de dermatología quirúrgica